El director y el perro

No hay nada para aprender de una película de Kubrick, ni de un cuadro de Dali, ni de una melodía de los Beatles, ni de una jeringa de Burroughs, ni de un cuento de Poe. Queda contemplarlo rotando la cabeza en silencio mientras una lombriz se aproxima para romperte el orto. No hay nada para aprender porque no es ni la fotografía, ni la angulacion de la cámara, ni la sífilis, ni es el casting de actores, ni la inspiración, ni el SIDA, ni la ropa, ni la paleta de colores. Es todo al mismo tiempo, a la vez, sin apoyaturas. No se puede imitar, ni hacer. Están mostrando que se puede construir un palacio sacando mierda de un pozo ciego pero que, para el resto, las chozas son mejor que la intemperie.

blog3

Solo queda rodearlo de palabras ambiciosas y trenes con vagones para tumbas. Es ahí, en donde un enano le sopla a un manco que la democracia no tiene nada que ver con la lucidez, que es perverso que un portero valga igual que un religioso, que un panelista de televisión valga lo mismo que un profesor y que a todos se los coloque en el mismo canasto de humanos para planchar. Es insoportable. No merecen el mismo tratamiento, ni pertenecen a la misma raza, ni tienen los mismos derechos. Es mentira que todos valen 1. Y aunque conduzca al fascismo de años de cruces invertidas e incomodidades, negarlo imposibilitaría escribir, porque escribir es regalar misterio o hepatalgina, dependiendo del contrapeso que el alma pueda soportar. Un mismo texto puede ser una tabla periódica, el triangulo del botón del pase largo en la play station, una autopsia mediática o al mismo tiempo, un funebrero chupando cuerpos desnudos.

De esa manera, observarlo al otro balanceando sus posibilidades es visitar una vieja sala de trueque repleta de churrascos morados enredados en extensiones de modelos, viejos ladrillos podridos y billetes vencidos para transformar esos objetos desesperados en una bola de hielo que al sacudirse se vuelva historia.

Como el nadador que decide llegar a la mitad de la pileta porque solo es uno de los mil brazos sincronizados que salen del agua, no todos son imprescindibles. Alguien tiene que embriagarse por los caracteres que quedaron afuera, alguien tiene que gritar por cosas que no son la verdad, alguien tiene que fingir amnesia, alguien tiene que tardar en mandar las notas, alguien tiene que convertirse en rotativa y apretar el globo chillón que sujeta la tensión sexual entre el padrino de la boda y la prima de la novia, alguien tiene que decir que no está, alguien tiene que fascinarse en silencio, desde la oscuridad, por la condición humana, porque lo contrario convertiría cada texto en un vengador de placeres ya resueltos…. pero a todos les gusta más que X exista antes que Y

La celebración que festeja el todo que habita con patines, tiene pitos y tetas hechas y lo bautiza persona porque nació de una mujer, no es más que una aburrida matiné de androides que llegaron tarde. Por eso me gustan los magos de 3 cartas y no los que desaparecen edificios, cortan secretarias en gabinetes o hablan con el más allá. Porque hay un fuera de campo tan grande, repleto de intenciones, que hay que descubrir para salvarse.

Se que no es prudente decir estas palabras en un tiempo que resuelve sus hipótesis de conflicto con drones y avioncitos sin piloto para vigilar campos, haciendo inteligencia a carismáticos sin votos y agujeros negros a la vecina del 4to B, pero la mejor manera de explorar al ser humano (ya sea en la limusina alambrada o en el balneario en caída libre) es desangrarlo y no excusarlo en la norma, es sacarle los demonios que eructa cuando el rosario no escucha, es grabarlo cuando vomita lo injusto, es preservar ese pudor del pobre tipo atrapado en una terrible historia que transpira cuando saca al perro.

blog4

Facundo Pedrini

Licencia Creative Commons
El director y el perro por Facundo Pedrini se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.
Basada en una obra en https://luzdepatio.wordpress.com.

Anuncios

2 pensamientos en “El director y el perro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s