El muro después de Floyd

Los museos nunca dicen la verdad porque el aserrín no se piensa a distancia. No hay escenas floydezcas sobre la barra de aluminio que termina en sorbetes de alambre porque las imágenes salen cuando alguien las deja.El rock tocó en azoteas, en aeropuertos, en campos al aire libre y hasta compuso en cabinas de teléfonos pero nunca en túneles. Siempre desde el megáfono, la humedad de un bar, desde las letrinas inundadas, pero nunca desde la polea del hombre que pugna por una superficie real y no conceptual. Que se preocupa por el encierro del cuerpo antes que por la volatilidad del ser.

muro0

El arte llegó tarde y en forma de triángulos,relojes derretidos, elefantes con patas de araña, hombres sin rostro saliendo de los árboles, bananas tricolores y grafítis superpuestos. Los grandes genios se perturbaron desde un piso 15 esperando que el Nobel se vuelva gaseosa caliente y Kubrick avisó temprano, pero solo lo entendió un doctor insólito que terminó ahorcado por su propia mano.

El mundo juzga desde un aire acondicionado, se indigna desde una contratapa y marcha cuando la televisión a rayas se lo permite. Nadie se lamenta desde un costado sensato si todavía puede comulgar. Es terrible, es una cagada, pero para casi todos antes que el dolor del otro están las vacaciones. El muro de Berlin es todo junto a la vez pero al hombre que observa siempre le falta el sentido del miedo, ese sudor real que puede convertir lo que sea en la última vez. Del otro lado del océano se fabrican rastis, mecanos, plastilina liquida, anillos de humo, y arcilla para principiantes. Se construyen las formas. Se percherizan las flechas. Y no entienden que antes de estirarse, los pueblos tienen que recuperar las sombras que se reflejan del otro lado de sus posibilidades.

Una chica apoya una copa sobre el muro solo para comprobar que el hielo se queda del lado ruso y el trago del lado de occidente. Por la noche, una maestra jardinera abre la tranquera con la excusa de la visita a la biblioteca. A metros, un hombre se desabrocha la camisa indicando donde recibir el disparo. En el centro federal, una señora se pasea por la oficina de correos para distinguir entre los sobres la estampilla de la hormiga comiendo la estrella. Del lado de las garantías, una viejita roza el borde de los tanques esperando que adentro haya un buen nieto, a doscientos metros un niño prepara un nudo para Kennedy, y mientras que su perro busca entre los casquillos un lugar para esconder un hueso , a su padre se le ocurre una idea.

muro3

Pero desde alguna torre con una gran mesa circular se esparce el rumor que los cadáveres de los que dicen que no, no descansan en paz. Por eso se buscan comunistas, se persiguen nazis y se fusilan liberales, mientras el resto observa un reflector sentenciar su chaqueta. Así, crear una valija de dos plazas con un agujero en el medio para que la columna reclinada de una hermana quepa en el fondo de un fiat y tenga su oportunidad, atenta contra ideas que solo son ideas cuando las engendra la Nación.

Y se largan los Apolos y otra vez el desafío del allá. Y se dan cuenta que el hombre comenzó a mirar al cielo el día que se sintió culpable, pero es tarde porque SON EL TERROR. Y se lavan la cara del lado de los buenos, pero siguen siendo el terror, y se vacunan los sentidos para calmar la epidemia de arrepentimientos pero siguen siendo el terror. Los jefes de estado adoptan el oxigeno del astronauta porque la presión testicular que viene de la especie los nebuliza con nafta. Necesitan la escafandra como a la ideología.

Hoy, 25 años después, el mundo eligió uno de los dos lados para vivir y a otro para leer y justificarse. Los oficiales norteamericanos posan con sus rifles cargados al lado de los pulgares en alto de los turistas con remeras que aman a Berlin y con costumbres que no la aman tanto. Todos apoyados sobre el hormigón de un muro con cemento fresco.

muro1

El mundo paso de tener dos botones a un solo pulgar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s