El Fausto posible

El mundo es una cabaña llena de boy scouts sin juegos de mesa en un día de lluvia. Con la necesidad de dividirse las tareas para salvarse del reflejo del cielo en el mástil, los ingleses hacen música con objetos robados, los argentinos aguardan en la cocina a la espera de que alguien pida un trago, los yanquis empiezan a escribir en un cuaderno gloria prestado, y los alemanes a pensar: piensan, piensan y piensan en una felicidad epiléptica que ahuyente al Hansel con rostro diabólico que esconden detrás de los ojos. Piensan, piensan, mientras invocan a ese vampiro que habita en una bolsa de cal, donde duermen los perfectos.

El aeropuerto de Frankfurt es un manicomio de 6 pisos con rubias en pose. Ampuloso, lleno de casas de cambio, carteles de neón, cintas transportadoras kilométricas y direcciones flúor que conducen a otras direcciones. Todo en esta ciudad está en proceso de remodelación. La10314677_10152583009233748_4054132844915826186_n.jpg banda de sonido de Frankfurt son los martillazos que impactan sobre los ladrillos del muro que viene, las palas preparando las mezclas para un nuevo banco, el olor a resina y a estaño que sale de las alcantarillas y las chispas de las soldaduras que bloquean el contacto directo con el último piso. Las veredas están atravesadas por mamparas que obligan a caminar en fila una ciudad igual de veloz por tierra, por aire y por agua.

trelew_ajler

“Todo hombre que no trabaja en la oscuridad está enfermo, las personas sin traumas no sobreviven al ruido de la primera detonación” decía Hemingway sobre los alemanes. Le temen a los excesos de la ideología, le temen a los sobresaltos de mala conciencia, le temen a que los impulsos salgan caros y a los hombres que ya han sido asesinados. Temen, por eso son invencibles.

El tren a Berlín es una asociación de psicópatas que comercializan pieles con Goethe en la mochila a todo volumen, todo el tiempo. Con vagones con catálogos que glorifican a personajes que no participaron de su época, hazañas de antepasados que llegan a las conversaciones cuando alguien aplasta el cigarrillo en el cenicero, grandes genios que vivieron refugiados en altillos incomprendidos, esperando que la posteridad llegue y orine la sopa del hijo de puta que les bajo el pulgar.

Pero Berlín también es la denuncia del “veo veo”, es la ciudad que evidencia que las apreciaciones cartográficas son moretones no asumidos. Nadie puede ser tan idiota de cruzar un océano para tener razón. No se puede ser ese oficinista que visita el zoológico una vez por año y piensa que entiende el dolor del mono, es tentador el recelo, pero la forma ideal para fallar es la conjetura: fallar al pensar que si una nación se olvida de reír se transforma en penitencia, fallar al creer que si Berlín no fulmina a sus espíritus les da vía libre para matar, fallar al deducir que siempre tiene que haber reventados, que un lugar que no exhibe sus miserias es de mentira, que los pobres que no se arrastran por el suelo, se esconden debajo de un polígono de tiro.

AVENTURA2

Alemania aprendió de su historia, no de su memoria ni de su papada, por eso vuelve de todas sus cacerías, sea el ciervo o el cazador. Fue el Fausto, fue el nudo, fue la soga, fue el verdugo y el niño que cerraba los ojos para no ver como decapitaban a su padre, fue la lluvia ácida, fue el que abrió la cámara de gas, el que murió en Moscú y el judío del gueto que pesaba 20 kilos y aplaudía con una sola mano porque no tenía fuerza para levantar las dos.
Todos los actores juntos y a la vez en todas las sílabas.
El horno y el jardín.
Por eso le es fácil reconciliarse con las cosas. No hay engrudo.
Por eso es el único en toda la cabaña que tiene mitología de lluvia.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s